Hace pocas semanas, se describieron los dientes de un segundo dinosaurio carnívoro, Ceratosaurus, que habitó en Tacuarembó. Este trabajo, realizado por paleontólogos del Instituto de Ciencias Geológicas de la Facultad de Ciencias en una cantera cercana a la Laguna de las Lavanderas,  se registra pocos meses después de lograr la descripción en diciembre de 2019 de Torvosaurus, un dinosaurio carnívoro gigante que vivió en ese departamento hace 150 millones de años. Según los investigadores, el Ceratosaurus era más chico (6 a 7 metros de largo), tenía un cuerno en la nariz y una especie de armadura a lo largo del lomo.

800px Ceratosaurus nasicornis DB

 

 Hasta ahora solo se habían encontrado Ceratosaurus, al igual que Torvosaurus, en Estados Unidos, Portugal y probablemente en Tanzania, por lo que el hallazgo implica suponer que el territorio donde vivieron era mucho más amplio de lo que se creía hasta el momento.

Como tanto el Ceratosaurus como el Torvosaurus vivieron solamente a fines del período Jurásico de la era Mesozoica, el reciente descubrimiento confirma que las rocas donde se encuentran los dientes tienen unos 150 millones de años. Según explica el paleontólogo, Matías Soto ‘”otros animales que vivieron en Tacuarembó, como peces, cocodrilos o ¨pterodáctilos¨, no daban tanta información sobre la edad de dichas rocas”.

Soto agrega que ‘’No suele ser fácil poder ponerle un nombre a un dinosaurio carnívoro a partir de sus dientes, pero algunos de ellos tenían dientes con características particulares que permiten identificarlos. En el caso de Ceratosaurus, los dientes de adelante (los de la punta del hocico) tenían unas crestas del lado de la lengua. “   Explicó también que para este trabajo se compararon los dientes encontrados en Uruguay con dientes de dinosaurios carnívoros de todo el mundo, se hicieron análisis matemáticos y unas especie de árboles genealógicos que muestran cómo se emparentaban los dinosaurios entre sí, confirmando las hipótesis que se manejaban.

IMG 20200921 092831

Foto: diente de diente del Ceratosaurus (escala 1 cm). Instituto de Ciencias Geológicas)

Para el investigador “es interesante que hayan existido dos carnívoros de gran tamaño en Tacuarembó, además de otros carnívoros de menor porte. Esto implica que seguramente existían diferentes tipos de dinosaurios herbívoros y otros animales que sirvieran de presas de estos grandes comedores de carne. Hasta ahora la única pista de dinosaurios herbívoros son una serie de huellas de herbívoros de cuello largo de gran tamaño, y de un herbívoro de cuello corto del que no se sabe mucho por haberse encontrado una sola huella. En Tacuarembó vivieron varios tipos diferentes de peces, pero no es probable que hayan formado parte de la dieta de Ceratosaurus o Torvosaurus, ya que estos (a diferencia de un gran carnívoro de África, el Spinosaurus) no tenían características en su esqueleto que sugieran un modo de vida acuático.

Finalmente, Soto informa que la cantera en la que fueron descubiertos estos fósiles fue destruida por lo que no será posible seguir trabajando allí. “Esperamos encontrar pronto otra cantera que aporte nuevos fósiles de este interesante momento de la historia de la Tierra en que Sudamérica y África estaban unidas’.

El Dr. Matías Soto es Asistente del Instituto de Ciencias Geológicas  de la Facultad de Ciencias. Investigador Nivel 1 del Sistema Nacional de Investigadores e Investigador Grado 3 de PEDECIBA Geociencias.

 

Dirección:

 Iguá 4225 esquina Mataojo

Montevideo, 11400

Uruguay

Teléfonos:

Tels: +598 2 525 8618 al 23 

Fax:  +598 2 525 8617 

 

Redes Sociales

FB logo
Logo Twitter

@FcienUdelar

Prevención de Acoso