La Facultad de Ciencias le entregó el título Doctor Honoris Causa a Rodrigo Arocena

 

El reconocimiento se basó en los aportes de Arocena a la matemática y las ciencias sociales, al desarrollo de estructuras académicas y al trabajo para el crecimiento de la Universidad de la República (Udelar).

 

El 29 de abril el Consejo de la Facultad de Ciencias (Fcien) nombró Doctor Honoris Causa al docente Rodrigo Arocena. La resolución se basó en su “distinguida carrera académica en matemática y ciencias sociales, los valiosos aportes a la generación de estructura académica en ambas áreas, y en particular por su relevante contribución a la construcción institucional de la Universidad de la República y su trabajo en pos de la integración e inserción de la Universidad en las problemáticas nacionales, con un enfoque centrado en el desarrollo humano sustentable”. Estos títulos son reservados a quienes han contribuido de forma destacada y por distintos medios al progreso de la Facultad o de alguna de las disciplinas o de las profesiones que se enseñan en la Fcien, según la ordenanza vigente.

La sesión fue presidida y abierta por la decana Mónica Marín quien aseguró que se trató de “un día muy especial, porque es un reconocimiento a la labor muy destacada de Rodrigo”. La iniciativa estuvo a cargo de profesor Eduardo Mizraji y posteriormente fue evaluada por la Comisión de Investigación ampliada con los ex decanos.

Previamente al uso de la palabra de los tres órdenes, Arocena recibió los saludos a la distancia de la decana de la Facultad de Enfermería, Mercedes Pérez; del presidente de la Comisión Coordinadora del Interior, Rodney Colina; y de sus colegas Rafael Guarga, Roberto Markarián y Ricardo Ehrlich.

 

El estudiante, el académico y el militante

El primer orden en hacer uso de la palabra fue el docente, mediante su consejero Héctor Musto. “Desde ADUR [Asociación de Docentes de la Universidad de la República] destacamos el recorrido de Rodrigo como estudiante, académico y militante (...) Sin exagerar, él fue, desde joven, un intelectual inmerso en su realidad, y dispuesto a dar todo para cambiarla en beneficio de los más desposeídos” enfatizó el consejero.

Dedicado al campo del Análisis Funcional, Arocena obtuvo su Licenciatura en Matemática en 1977 y el Doctorado en 1980 con la dirección de Mischa Cotlar. “Pero Rodrigo era (y sigue siendo) un intelectual inquieto. Y decide, cosa inesperada, cambiar radicalmente de objeto de estudio. Y en 1991 obtiene un Doctorado en Ciencias Sociales” relató Musto. “Yo no sé si hay muchos ejemplos así (...) Sinceramente no conozco a nadie ya consolidado y reconocido en un área y que decida cambiar radicalmente su área de investigación y docencia. Y Rodrigo lo hizo, y con una solidez y reconocimiento internacional indudable”.

Para cerrar la argumentación, el orden docente se refirió a los aportes del ex rector de la Udelar, tanto a la Facultad como a la Universidad. “Ha aportado a nuestra institución con mucho compromiso y desde ADUR contribuyó a generar ideas sólidas”. Aseguraron que en el futuro “nadie dudará” de los aportes a la descentralización en la enseñanza, la investigación y la extensión de la Udelar que se logró durante su gestión y que le permitirán “ser recordado como un gran rector”. Finalmente los docentes saludaron a Arocena: “Es un placer y una forma de aprender el trabajar contigo, el intercambiar ideas, el compartir el lugar de trabajo y el sueño de un país y una Universidad mejores. Te merecés esto, y tenés algo, aparte del título de Doctor Honoris Causa, que los docentes te damos: nuestro agradecimiento y admiración”.

Lo consejeros egresados Ana Laura Mello y Leandro Grille hablaron en representación de su orden y de la Agrupación de Egresados y Egresadas de Ciencias. Aseguraron que Arocena le devolvió a la Udelar su dimensión social, la de una Universidad "comprometida para el desarrollo".

Aseguraron que “hallamos en sus ideas la forma de luchar por una Universidad del pueblo y ahí nos encontramos, en aquel momento como estudiantes, para una nueva reforma universitaria”. Destacaron también que “el rectorado de Rodrigo nos dejó más libertades y menos dolores, pero aún nos queda mucho por transformar si realmente queremos una Universidad justa y socialmente comprometida”, ya que tener un título universitario “sigue siendo un privilegio”, algo que nos imposibilita “ser un país desarrollado”. Finalmente destacaron que Arocena “significó mucho para nuestra generación”, no sólo por su rol al frente de la Universidad, sino por sus aportes a la academia nacional: “Hemos tenido el placer de estudiar a Rodrigo”.

Por su parte el orden estudiantil estuvo representado por los consejeros Avril Regueira y Luca Borgarelli quienes hicieron mención a la “alegría” que les producía este nombramiento. Al igual que sus predecesores destacaron el aporte de Arocena para la democratización del acceso a la educación en la Udelar con iniciativas hacia el interior del país, mediante la implementación del Programa de Apoyo al Aprendizaje (Progresa) y la inclusión de la investigación y extensión desde el grado. En su rectorado “el estudiante realmente fue el centro en el proceso de aprendizaje”.

Asimismo destacaron otros cambios: la promoción de la participación en ámbitos cogobernados, la asimilación de que la mayoría de los estudiantes también trabajan mientras hacen el grado y las iniciativas para atacar la desigualdad basada en género. Arocena es “una figura ejemplar para nosotros y para las generaciones que quedan por venir” culminaron los estudiantes antes de darle paso a la docente Marila Lázaro en representación de la Unidad de Ciencia y Desarrollo de la Fcien.

 

De ayer a mañana

Para cerrar la sesión del Consejo, Rodrigo Arocena agradeció a quienes lo acompañaban en la ocasión por su tiempo para escuchar.

Abrió su intervención diciendo que se limitaría a “reflexionar un poco sobre la ciencia de ayer a mañana”. Se refirió a los orígenes sociales y culturales de las ciencias, junto al descubrimiento del cosmos: “La idea extremadamente original y audaz de que el mundo es comprensible para los seres humanos”.

Expresó las virtudes de las matemáticas, donde se encuentran la belleza, el bien y la simplicidad. “Verdad y bien estaban en aquella génesis, como la democracia”, aseguró para referirse a la vigente unión entre la ciencia y la democracia. Arocena continuó con un análisis sobre el rol y las necesidades de las ciencias para el desarrollo de Uruguay y con una reflexión sobre el estado de la comunidad científica en nuestro país luego de la dictadura y en la actualidad.

El homenajeado saludó “muy especialmente a quienes integran esta Facultad: a funcionarios, egresados, docentes y estudiantes”. Sobre estos últimos contó que “hace muchísimos años un docente me dijo que hay un momento que es un quiebre en la vida de un profesor: cuando empieza a aprender de sus estudiantes. Yo no le entendí ¡Pero ahora sí que lo entiendo! Es una realidad: lo que se aprende de sus reflexiones, discusiones y trabajos, es infinito”. “Quiero agradecerle a los estudiantes de esta Facultad y a su Centro de Estudiantes, una de las mayores satisfacciones de mi vida académica: la confianza como para promover que su Federación [FEUU] me hiciera su candidato al rectorado. Durante esos años sudamos la camiseta con mucha gente” acotó para referirse a ese período de trabajo.

“Para terminar, quiero contar una viñeta, porque a veces cuando uno ha sido matemático y se ha dedicado al desarrollo, parecería que le interesa sobre todo la creación conceptual y la aplicación, pero la ciencia es también cultura. Por ello promovimos doctorados honoris causa a integrantes de la cultura más allá de la academia y de la universidad”.

Al cerrar su oratoria, Arocena se refirió al presente y al futuro en clave global. “Es tiempo de acercarse al presente: hoy cunde la anticiencia. En el país más poderoso, el que más le debe en su poderío a la ciencia, la anticiencia cunde. La anticiencia que desprecia a las ciencias naturales y sociales, y que por lo tanto alimenta el peligro de la catastrofe climática. La anticiencia que fomenta el fanatismo extendido entre las distintas sociedades y que junto a la antisustentabilidad promueve la desigualdad ¿No han notado que los fanáticos anticiencia votan a  gente que rápidamente extienden las desigualdades sociales? Allá en Estados Unidos y acá, bien cerca. Es tiempo que la ciencia juegue un papel fundamental frente a los tres grandes riesgos de la actualidad: el fanatismo, la desigualdad y la sustentabilidad ambiental”.

Ante estos riesgos llamó a quienes hacen ciencias, a seguir acorde a su génesis, ya que “todas pueden colaborar a la construcción de la democracia desde la discusión pluralista que reconoce los argumentos diversos y genera capacidad de pensar por sí mismo. La ciencia puede ser un factor fuerte en la lucha contra la desigualdad. Éste es el desafío de las próximas generaciones uruguayas: cómo a hacer para seguir innovando para producir más (y sobre todo mejor) y al mismo tiempo no seguir barriendo con el medio ambiente y con mucho menos costo en materias de recursos naturales”.

 

Audio completo de la intervención de Rodrigo Arocena ante el Consejo de la Fcien del 29 de marzo de 2019: clic aquí.

Distribuido del Consejo FCien Nº 127-19 del 29 de marzo de 2019: clic aquí.

 

Rodrigo Arocena durante la sesión del Consejo de Fcien el 29 de marzo de 2019, cuando recibió el título de Doctor Honoris Causa de la Facultad de Cienctas.
Rodrigo Arocena durante la sesión del Consejo de Fcien el 29 de marzo de 2019, cuando recibió el título de Doctor Honoris Causa de la Facultad de Cienctas.

 

Rodrigo Arocena es licenciado y doctor en Matemática y doctor en Estudios del Desarrollo por la Universidad Central de Venezuela, de la cual fue docente de 1976 a 1986. Fue docente de la Universidad de la República (1969-1973 y 1986-2018), profesor titular de Matemática (1987-1996) e investigador titular del Programa de Desarrollo de las Ciencias Básicas (Pedeciba). Fundó y fue profesor titular de la Unidad de Ciencia y Desarrollo de la Facultad de Ciencias (1994-2018). Presidió la Asamblea del Claustro de la Facultad y la Asamblea General del Claustro. Fue electo y reelecto rector de la Universidad (2006-2014). Es miembro de la Academia Nacional de Ciencias del Uruguay.  Se ha especializado en la democratización del conocimiento como estrategia para el desarrollo humano sustentable y tiene una vasta lista de publicaciones.

 

 

Dirección:

 Iguá 4225 esquina Mataojo

Montevideo, 11400

Uruguay

Teléfonos:

Tels: +598 2 525 8618 al 23 

Fax:  +598 2 525 8617 

 

Redes Sociales

FB logo
Logo Twitter

@FcienUdelar