Rodrigo Arocena, Alejandro Buschiazzo y Héctor Musto son ahora miembros de la Academia Nacional de Ciencias del Uruguay


Según puede leerse en su página web, la Anciu fue creada en el año 2009 (Ley 18.582) y funciona en la órbita del Ministerio de Educación y Cultura. Su principal cometido es asesorar e impulsar el desarrollo de las ciencias, realizar actividades de divulgación y difusión científica, y asesorar a los organismos públicos que requieran su dictamen en lo referente a temas de política científica y de políticas de estímulo a la innovación científica o tecnológica a nivel nacional como internacional. También establece y otorga premios y estímulos para la investigación científica.
Hace un mes fueron incorporados como miembros de la Academia Rodrigo Arocena, Alejandro Buschiazzo y Héctor Musto, destacados docentes e investigadores universitarios.
Rodrigo Arocena es Doctor en Estudios de Desarrollo y Doctor en Ciencias con mención en Matemáticas, estudios que realizó en la Universidad Central de Venezuela. También es Profesor Titular de Ciencia y Desarrollo en la Facultad de Ciencias de nuestro país y, siendo su formación de base la Matemática, trabaja de igual forma en la investigación en Educación Superior. Es poseedor de varias menciones y premios a nivel nacional e internacional, y ha trabajado en numerosos proyectos de investigación y colaboración académica.
En la nota titulada Cada vez somos más, realizada por Leo Lagos para La Diaria, el periodista consultó al flamante miembro de la Anciu sobre su incorporación a la misma. Allí el ex Rector de la Univesidad de la República, además de manifestar su agradecimiento, describe y explica lo que ha sido su larga trayectoria y trabajo en la conjunción de dos amplias áreas temáticas: “Desde un punto de vista un poco más general, es un estímulo para una apuesta académica muy extraña y que hasta ahora no había sido fácil que obtuviera reconocimiento. Soy doctor en Matemática y trabajé entre los 70 y los 90 de manera modesta, pero con cierta cuota de reconocimiento internacional. Pero soy también doctor en Ciencias Sociales, específicamente en Estudios del Desarrollo, y hace 25 años que trabajo en desarrollo, ciencia, investigación y educación superior“. Más adelante en la nota, Arocena profundiza sobre este aspecto, “Un gran intelectual inglés señalaba que uno de los grandes problemas de nuestra cultura es el gran foso que hay entre la cultura de las artes, las humanidades y las ciencias sociales y las culturas de las ciencias exactas, naturales y las tecnologías. Es un foso empobrecedor para ambas, y en particular para el uso social del conocimiento. Ya que tuve el privilegio de que la Universidad Central de Venezuela me permitiera formarme a nivel doctoral en ambas culturas, traté de aportar mi granito de arena para establecer un puente entre ambas”. Finalmente señala, “El sistema de evaluación tiende a hacer que si uno es matemático siga en la matemática, si es botánico en la botánica, y por ello cuando se acerca gente joven, bioquímicos, físicos, lo que sea, y dicen que quieren meterse en cuestiones interdisciplinarias, me da un poco de miedo. En ese sentido veo esta cuota de reconocimiento que implica la incorporación a la Academia Nacional de Ciencias del Uruguay con toda prudencia, como una suerte de aval a una estrategia académica de vinculación entre las distintas ramas del conocimiento”.
Por su parte, el Doctor en Ciencias Biológicas por la Universidad de La Plata, Alejandro Buschiazzo, de nacionalidad argentina y radicado en Uruguay, trabaja como responsable Científico de la Unidad de Cristalografía de Proteínas y Laboratorio de Microbiología Molecular y Estructural del Instituto Pasteur de Montevideo. Buschiazzo, que además es Doctor en Ciencias Químicas por la Universidad de Buenos Aires y realizó estudios posdoctorales en Francia, indicó a La Diaria que integrarse a la Anciu es un reconocimiento especial: “Sí, en lo personal es muy especial, porque este reconocimiento implica, de cierta manera, que me consideran parte del país. Para un inmigrante eso siempre es una gran alegría. Siempre hay, en todos los países, una especie de barrera, en uno y en la comunidad que lo acoge, para integrarse e incorporarse”,
Más adelante en la nota mencionada, Buschiazzo cuenta sobre su trabajo: “Desde que llegué a Uruguay me interesé por bacterias patógenas, como las leptospiras, y en particular en entender cómo las bacterias se dan cuenta de en dónde están y cómo cambian su comportamiento de acuerdo a eso. Las patógenas, por ejemplo, se ponen a infectar o a invadir al huésped, pero antes se dan cuenta de si es el huésped correcto o no, etcétera. Para eso tienen que informarse, tienen que saber dónde están y a dónde ir. En ese campo hemos hecho contribuciones, y algunas de ellas han tenido interés incluso a nivel internacional”.
La tríada de los nuevos miembros de la Anciu se completa con el Doctor en Ciencias Biológicas Héctor Musto, docente que trabaja en el Laboratorio de Organización y Evolución del Genoma de la Facultad de Ciencias, y se ha especializado en la genómica evolutiva. El investigador, que ha desarrollado estudios de posdoctorado en el exterior, también fue consultado por Lagos sobre su incorporación a la Anciu, y además de demostrar su alegría ante el reconocimiento, cuenta a La Diaria sobre su quehacer, indicando que estudia, “cómo están organizados los genomas, tanto en las bacterias, en los virus, como en los humanos. Es un trabajo esencialmente teórico que hacemos en computadoras, analizando los genomas que están disponibles en distintos bancos de datos. Generamos hipótesis y las vamos testeando. Cuando arrancamos acá, hace unos 30 años, no existían los genomas completos. Lo que había eran genes aislados, y entonces lo que hacíamos se llamaba ‘análisis de secuencias’. Con el tiempo eso se terminó llamando ‘bioinformática’ y se juntó con la genómica”. Más adelante en la nota señala, “Creo que, más allá del aporte que pueda haber hecho como persona, en esta distinción influyó haber sido uno de los primeros en trabajar en esta línea en el país junto con algunos colegas. Hoy en día gente que se formó conmigo está desperdigada por la Facultad de Ciencias, de Veterinaria, de Medicina, el Institut Pasteur, etcétera”.

Dirección:

 Iguá 4225 esquina Mataojo

Montevideo, 11400

Uruguay

Teléfonos:

Tels: +598 2 525 8618 al 23 

Fax:  +598 2 525 8617 

 

Redes Sociales

FB logo
Logo Twitter

@FcienUdelar

Prevención de Acoso